Causas de chirridos y otros ruidos en la correa serpentina

Si tu coche produce un desagradable chirrido cuando lo prendes en la mañana que se acentúa en invierno o con un clima demasiado frío, lo más probable es que tengas un problema relacionado con la correa serpentina.

Se trata de un cinturón que transmite el movimiento rotativo del motor hacia los accesorios periféricos que, dependiendo de cada modelo, involucra el alternador, el compresor del aire acondicionado, la bomba de dirección asistida y otros.

Estos componentes se consideran accesorios del motor porque, aunque no ayudan a transferir potencia a las ruedas, son imprescindibles para el funcionamiento de otros importantes sistemas en tu vehículo.

Cabe destacar que el chirrido de la correa serpentina no sólo es una falla mecánica molesta. También indica problemas de ajuste, desgaste y alineación que pueden causar fallas mecánicas complejas en los accesorios del motor, o resultar en una correa serpentina reventada que puede causar inmovilización y/o daños potencialmente costosos.

3 causas de chirrido en la correa serpentina

El chillido de la correa serpentina es el sonido característico que se produce por deslizamiento forzado entre caucho (incluido sintético) y metal. Un movimiento cuyas causas están relacionadas con el desgaste de la misma correa, o con fallas en las partes mecánicas encargadas de mantener su alineación.

Veamos en detalle cada una de ellas:

Problemas en el tensor de la correa de servicio

Problemas en el tensor de la correa de servicio

Los tensores varían de una marca a otra o incluso, de un modelo a otro, pero independientemente de su tamaño y disposición, existen dos diseños básicos: de ajuste manual (pivote) y ajuste automático (resorte).

Ahora, dependiendo de su tipo, la falla de este componente generará ciertos problemas que en la mayoría de casos causarán chirrido en la correa serpentina:

Falla en un tensor de ajuste manual o de pivote

Como en cualquier sistema de transmisión por poleas, la tensión de la correa viene a ser un factor bastante crítico. Cuando es demasiada produce estiramiento lo que a su vez desajusta el componente, que termina causando pérdida de tracción y el chirrido característico cuando prendes o aceleras tu automóvil.

A la larga, es un desajuste que, en combinación con el desgaste de los rodamientos de las poleas accesorias, termina haciendo que la correa falle o se rompa prematuramente.

Falla en el tensor de ajuste automático o de resorte

En casi todos los coches modernos, la tensión de la correa serpentina se controla mediante un tensor de correa automático. Se trata de un brazo con una polea en el extremo que ejerce presión al cinturón gracias a la carga ejercida por un resorte.

Si el tensor funciona bien, el brazo ejercerá correctamente la tensión necesaria para que la correa serpentina funcione suave y silenciosamente. Sin embargo, si el tensor tiene el cojinete desgastado o el resorte ya no produce la energía cinética necesaria, la correa comenzara a chirriar, bambolearse o vibrar excesivamente mientras el motor está funcionando.

La solución en ambos casos (tensor de pivote o de resorte) es instalar un tensor nuevo y asegurarse de tener la presión correcta en la correa. También es conveniente cambiar el cinturón para prevenir que cualquier deformación o estiramiento genere ruidos o termine por romperse.

Rodamientos y/o accesorios defectuosos

Rodamientos y - o accesorios defectuosos

Otra posible causa del ruido en la correa serpentina, es el daño en un accesorio del motor que podrían estar generando un arrastre adicional; o una polea accesoria con un cojinete defectuoso que se tambalea de un lado a otro.

Si sospechas que ese es el problema, quita la correa del motor y gira cada una de las poleas accesorias manualmente. De esta manera, podrás detectar si alguna de ellas se mueve de adelante hacia atrás o tiene demasiado bamboleo vertical en cuyo caso, se trataría de un rodamiento defectuoso o desgastado.

Si detectas que una de las poleas está frenada, esto sugiere igualmente un daño en el rodamiento, pero también es posible que se trate de un accesorio averiado.

En este caso, si el daño es en el aire acondicionado, el ruido se escuchará cuando lo enciendas, o si es en la bomba hidráulica de la dirección asistida, el ruido aparecerá cuando estés dando dirección de un lado a otro hasta el tope, por ejemplo, cuando parqueas el vehículo.

Si has detectado que el problema es en el rodamiento de alguna de las poleas o en el mismo accesorio del motor, acude al taller para cambiar el componente.

Desgaste de la correa serpentina

La última causa del chirrido en una correa de servicio es simplemente que está demasiado vieja

En una correa serpentina de neopreno, si los canales del cinturón presentan desgaste, acristalamiento o fisuras, esto causará movimientos, deslizamientos y tensiones adicionales sobre las poleas, que terminarán por crear todo tipo de ruidos.

Infórmate más acerca del desgaste de una correa serpentina de EPDM

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies
You cannot copy content of this page